La ureteroscopia

La ureteroscopia

En esta información sobre la ureteroscopia se explica el procedimiento, se incluye una animación de lo que ocurre durante el mismo y se responde a las preguntas más frecuentes sobre el tema.

¿Qué es la ureteroscopia?

La ureteroscopia (URS) es el método preferido para el tratamiento de cálculos renales de tamaño pequeño a mediano localizados en cualquier parte de las vías urinarias.

Procedimiento

  • Se suele llevar a cabo con anestesia general (con el paciente dormido).
  • Durante la intervención, se introduce un ureteroscopio en la uretra y la vejiga hasta insertarlo en el uréter (un tubito que transporta la orina desde los riñones hasta la vejiga) o en el riñón.Se pueden realizar radiografías con contraste (una especie de tinte) en los uréteres para que el urólogo pueda ver dónde está el cálculo y si existen otras anomalías.
  • El ureteroscopio es un tubito largo y fino con una cámara de fibra óptica diminuta en la punta, la cual permite ver los uréteres situados detrás de la vejiga.
  • Una vez que se ha localizado el cálculo, se retira directamente con una cestilla especial, o bien se utiliza un láser para romperlo en trocitos pequeños antes de extraerlos con la cestilla.

Algunos ureteroscopios son flexibles, como una pajita larga y fina, mientras que otros son más rígidos y duros.

Figura 1: El ureteroscopio flexible permite al médico llegar a todas las zonas del riñón.
Figura 1: El ureteroscopio flexible permite al médico llegar a todas las zonas del riñón.

Preparación

Pregunte siempre a su médico cuáles serán los pasos de la intervención, y si debe seguir alguna instrucción en particular, ya que estas pueden variar entre hospitales y países.

Posibles instrucciones:

  • Cuándo interrumpir la toma de ciertos medicamentos, como los anticoagulantes.
  • Cuánto tiempo antes de la intervención debe orinar.
  • Cuándo puede empezar a tomar analgésicos después de la intervención (si es necesario). Hable de esto con su médico o enfermero con suficiente antelación.
  • Prever un medio de transporte para volver a su domicilio cuando le den de alta.
  • No comer, beber ni fumar de 6 a 8 horas antes de la intervención como preparación para la anestesia.

Antes del procedimiento, algún miembro de su equipo médico, probablemente el anestesiólogo, valorará el método anestésico más adecuado para Vd.

Según su país de residencia y su hospital, le pueden administrar:

  • Anestesia general
  • Anestesia epidural (para dormir la mitad inferior de su cuerpo), con o sin sedación

Quizás le pidan una muestra de orina antes de la intervención para comprobar si tiene alguna infección en las vías urinarias.

Equipo médico

Es importante que todo el equipo médico a su cargo esté informado sobre su intervención, tanto el médico y personal de enfermería responsables de su atención médica como su médico de cabecera y demás cuidadores con los que está en contacto.

Apoyo y preguntas

Puede ser conveniente y quizás se sienta mejor si su pareja, familiares o amigos leen la información sobre el procedimiento. Anote todas las preguntas que se le ocurran para acordarse de cualquier aspecto importante del que desee hablar con su médico o enfermero.

Conviene que alguien le acompañe a una de las visitas médicas para que le ayude a recordar las preguntas que quiera hacer.

La intervención

Esta animación presenta lo que sucede cuando le realizan una ureteroscopia.

El procedimiento que puede ver se efectúa con un ureteroscopio flexible. Como su nombre indica, la punta del instrumento es flexible, con el fin de acceder a zonas del riñón a las que de otro modo sería difícil llegar.

Después de la intervención

En algunos casos se coloca temporalmente en el uréter un tubito llamado stent (Fig. 2), el cual facilita el flujo de la orina hacia la vejiga, ya que el uréter puede quedar dentro después de la intervención.

También se puede poner una sonda urinaria, es decir, otro tipo de tubito que se hace pasar por la uretra hasta la vejiga, permitiendo que la orina salga de esta. También se le administrarán líquidos para hidratarle convenientemente.

Según el funcionamiento del hospital, al finalizar el procedimiento le llevarán a la sala de recuperación o a su habitación en planta, donde se le tomará la presión arterial y el ritmo cardíaco. También se le preguntará cada cierto tiempo si siente dolor. Pregunte a su enfermero el horario de visitas para comunicárselo a sus amigos y familiares.

Por lo general se retira la sonda y/o el stent poco después de la intervención. Podrán darle de alta cuando pueda vaciar suficientemente la vejiga y no tenga fiebre ni demasiado dolor.

Puede que sienta dolor leve a moderado en la parte inferior del abdomen y urgencia de orinar. Estos síntomas suelen deberse a la presencia de la sonda o del stent. Hay medicación para aliviar esos síntomas, de modo que no dude en pedirla.

Figura 2. Inserción de sonda doble J para facilitar el flujo de la orina por las vías urinarias.
Figura 2. Inserción de sonda doble J para facilitar el flujo de la orina por las vías urinarias.

De vuelta a casa

Antes de darle de alta, su médico o enfermero le entregarán instrucciones sobre descanso, conducción y actividades físicas que podrá realizar cuando regrese a su domicilio.

Stent doble J: Si en la intervención se le ha colocado un stent doble J y no se le ha quitado antes de recibir el alta, su médico le indicará cuándo se le va a extraer, lo cual suele hacerse transcurridos varios días o incluso varias semanas.

Como se le habrán introducido instrumentos en las vías urinarias, quizás experimente una serie de síntomas urinarios durante cierto tiempo, los cuales suelen desaparecer al cabo de varias semanas.

Posibles síntomas:

  • Leve sensación de escozor al orinar
  • Algo de sangre en la orina
  • Leves molestias en la zona de la vejiga o del riñón al orinar
  • Necesidad de orinar más a menudo o con mayor urgencia
  • Dolor causado por abrasión interna, la cual requiere de cierto tiempo para cicatrizar

Intente beber a menudo y en pequeños sorbos. A veces puede haber un coágulo de sangre que le produzca dolor cólico (“retortijones”). La orina contiene una substancia llamada uroquinasa, la cual disolverá el coágulo.

Si a pesar de tomar analgésicos continua el dolor, póngase en contacto con el hospital o con su médico.

¿Qué puedo hacer la primera semana después de la intervención?

  • Intente beber bastante, unos 1,5 litros (en pequeñas cantidades) a lo largo del día, con el fin de facilitar el flujo urinario y la pérdida espontánea de pequeños fragmentos de cálculos
  • Procure no tener relaciones sexuales durante la primera semana después del procedimiento con el fin de evitar infecciones de las vías urinarias
  • Coma más verduras y hortalizas y menos carne para que sus heces sean más blandas, ya que no tener que apretar durante la defecación ayuda al proceso de cicatrización
  • Dé un descanso a su cuerpo durante la primera semana del posoperatorio, levantando como máximo 5 kg de peso y saliendo a dar paseos. Pasado ese tiempo, podrá empezar a ir en bicicleta y a hacer ejercicio.

¿En qué casos debo llamar al hospital o a mi médico de cabecera?

  • Si tiene 38,5° o de fiebre o más
  • Si siente escozor fuerte (no leve) al orinar
  • Si no puede orinar
  • Si encuentra mucha sangre en la orina y no mejora con descanso o hidratación
  • Si tiene dolor persistente en el costado, a pesar de tomar analgésicos

Debe notificar inmediatamente a su médico si tiene mucha sangre en la orina o mucho dolor o si se prolongan o empeoran las molestias después de recibir el alta.

Su médico podría recetarle antibióticos para tratar o prevenir las infecciones o para aliviarle el dolor. Debe notificarle inmediatamente cualquier signo de infección, como dolor intenso, escalofríos o fiebre.

Seguimiento

Antes de abandonar el hospital se le dará cita para una próxima visita. El seguimiento puede consistir en:

  • Explicarle los resultados de las pruebas de laboratorio
  • Comprobación de sus ecografías o radiografías
  • La retirada del stent doble J

Resultados de las pruebas de laboratorio

El cálculo extraído se envía al laboratorio para conocer su composición. Los resultados pueden tardar varias semanas en llegar. Según cómo sean estos resultados, junto con los de las muestras de sangre y de orina tomadas antes del tratamiento, su médico podrá saber si Vd. está en riesgo de formar nuevos cálculos (recidivas).

Pruebas ecográficas o radiológicas

Su médico también podrá prescribir un examen ecográfico o radiológico para ver si han quedado cálculos y cerciorarse de que la orina pasa bien del riñón a la vejiga.

Stent doble J

La retirada del stent doble J no suele llevar más de un par de minutos. Es posible que sienta dolor leve o moderado en la parte inferior del abdomen o fuertes deseos de orinar. Estos síntomas suelen estar producidos por el stent que se ha insertado. Existen medicamentos para tratar esos síntomas. Pídalos a su médico.

Cambios en su estilo de vida

Aunque tenga un riesgo bajo de formar otro cálculo, su médico y su enfermero le recomendarán realizar algunos cambios en su estilo de vida, como por ejemplo:

  • Aumentar su ingesta de líquidos hasta 2,5 – 3,0 litros al día, con el fin de neutralizar el pH de su orina
  • Adoptar una dieta equilibrada que contenga menos carne y alcohol y más verduras y fibra para regular sus niveles de calcio, y consumir menos proteínas de origen animal
  • Mantener un peso sano (índice de masa muscular normal) y realizar actividad física adecuada

¿Y si su médico sospecha que Vd. tiene un riesgo elevado de formar nuevos cálculos?

Si los resultados indican que Vd. tiene un alto riesgo de formar más cálculos, su médico le hará una evaluación metabólica. Existen una serie de analíticas de sangre y orina que permitirán conocer las posibles causas de su propensión a formar cálculos. Según cómo sean esos resultados, su médico pedirá más pruebas o le recomendará medidas preventivas, como cambios en su estilo de vida o tomar alguna medicación para evitar el riesgo de recidivas, la cual no suele producir efectos secundarios.

Esta información no tiene en cuenta su situación clínica personal. Si desea hacer preguntas concretas sobre su situación o le preocupa su salud, debe ponerse en contacto con su médico. Ningún tipo de información puede substituir a una conversación personal con él.

Esta información ha sido posible gracias a la financiación sin restricciones otorgada por Boston Scientific Inc.

This information was produced by the European Association of Urology (EAU) Patient Information Working Group.
Prof. Dr. med. Thorsten Bach – Hamburg (DE), Ms. F. Geese (ScN, RN) – Bern (CH), Asst. Prof. Dr. Yiloren Tanidir – Istanbul (TR)