Cáncer de riñón

Cáncer de riñón metastásico

Cáncer de riñón metastásico

Los tumores de riñón se pueden extender a otros órganos o a ganglios linfáticos alejados. A esto se le llama enfermedad metastásica. En la enfermedad metastásica el tumor de riñón se conoce como el tumor primario, y los tumores en otros órganos se denominan metástasis. Su médico puede recomendarle tratar las metástasis con cirugía, habitualmente en combinación con terapia antiangiogénica, también conocida como terapia diana. En algunos casos excepcionales se utiliza también la inmunoterapia. Para el tratamiento de las metástasis la radioterapia puede recomendarse.

Generalmente la enfermedad metastásica no se puede curar. El tratamiento de la enfermedad metastásica pretende reducir el tamaño del tumor primario y de las metástasis. Eso le permitirá vivir más tiempo y con menos síntomas.
Esta sección describe distintas opciones de tratamiento, las cuales debería comentar con su médico.

Aquí se recoge información general, que no necesariamente se ajusta a sus necesidades específicas. Además tenga en cuenta que la situación puede cambiar de un país a otro.

¿Qué es el cáncer de riñón metastásico?

Si el cáncer de riñón metastatiza, lo suele hacer a los pulmones, los huesos, ganglios linfáticos a distancia, o al cerebro (Fig. 1). Las metástasis se pueden ver en una tomografía computarizada (TC), tanto en el diagnóstico inicial como durante las visitas de seguimiento tras el tratamiento. También pueden ser detectadas porque causen diferentes síntomas, que dependerán de dónde estén alojadas. El síntoma más frecuente es la tos persistente en caso de metástasis pulmonar, o dolor óseo si el cáncer se extiende a los huesos.

Fig. 1: Cáncer renal metastásico puede diseminarse a los pulmones, huesos o el cerebro. (Cáncer de riñón metastásico)
Fig. 1: Cáncer renal metastásico puede diseminarse a los pulmones, huesos o el cerebro.

Opciones de tratamiento

Si usted tiene enfermedad metastásica se recomienda la extirpación del riñón para disminuir la cantidad de tumor y aliviar los síntomas. A esta cirugía se la denomina nefrectomía citorreductora. Este procedimiento es posible sólo si usted se encuentra en condiciones de aguantar la cirugía. Si se consigue llevar a cabo usted puede vivir más y con menos efectos secundarios.

Si las metástasis le producen mucho dolor u otros síntomas usted puede requerir alguna intervención quirúrgica adicional para extirpar esas lesiones. Su médico se lo puede recomendar si los tumores pueden ser extirpados, y usted está en condiciones de sobrellevar una cirugía mayor.

Si el tumor primario no es muy grande, o si su otro riñón no funciona adecuadamente, su médico puede recomendarle una nefrectomía parcial citorreductora. Durante esta intervención el médico preserva tanto riñón sano intacto como sea posible.

En la enfermedad metastásica la cirugía suele combinarse con tratamiento farmacológico. Existen varios tipos de tratamiento farmacológico para el cáncer de riñón:

  • Terapia antiangiogénica, denominada comúnmente terapia diana
  • Inmunoterapia
  • Quimioterapia, en combinación con la inmunoterapia

El tratamiento farmacológico más frecuentemente utilizado para el cáncer de riñón es la terapia antiangiogénica.

Su médico puede recomendarle el tratamiento antes de la cirugía, para intentar reducir el tamaño del tumor para que pueda ser extirpado. En algunos casos la terapia antiangiogénica se utiliza antes de la cirugía para ver cómo responde el cáncer. Si responde bien, se continúa con el tratamiento tras la intervención. También es posible que su médico le recomiende tratarse sólo tras la cirugía.

Si la cirugía no es posible usted comenzará directamente con el tratamiento farmacológico. Estos fármacos influyen en los mecanismos que utiliza el tumor para crecer. Habitualmente se utiliza la terapia antiangiogénica. En algunos casos excepcionales puede que le recomienden la inmunoterapia. La terapia farmacológica puede aliviarle los síntomas, y puede disminuir de tamaño tanto el tumor primario como las metástasis.

Si las metástasis continúan produciendo síntomas tras la cirugía o mientras le están administrando tratamiento farmacológico la radioterapia puede ayudar a aliviar esos síntomas.

Estos son algunos de los temas que debería comentar con su médico cuando estén decidiendo su estrategia terapéutica:

  • Su historia médica
  • Su función renal
  • Si tiene usted un tumor en uno o en ambos riñones
  • A dónde se ha extendido la enfermedad
  • Los tratamientos disponibles en su hospital
  • La experiencia de su médico. Pregúntele sobre su experiencia con la opción terapéutica recomendada
  • Sus preferencias personales
  • El apoyo que tiene usted para el momento del tratamiento y durante la convalecencia