Cáncer de riñón

Diagnóstico y clasificación

Diagnóstico y clasificación

En la mayor parte de los casos el cáncer de riñón es asintomático, lo que quiere decir que no hay síntomas claros que indiquen su presencia. La mayoría de los tumores de riñón se encuentra al realizar una ecografía o alguna prueba de imagen similar realizada por otras razones, como dolor lumbar.

Dado que hay varios tipos de tumor renal, el médico realizará distintas pruebas para conocer mejor su situación concreta. Estas pruebas incluyen realizar una historia clínica y escáneres. En ocasiones también se explora la historia familiar. Una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (RMN) mostrarán el tamaño del tumor, y si ha invadido venas renales, ganglios linfáticos, u órganos vecinos. Estas pruebas son importantes para plantearse tratamientos futuros. El médico puede realizar también un examen físico, y análisis de sangre y orina.

Con los resultados de su escáner, el urólogo podrá definir el estadio de la enfermedad. Analizando el tejido del tumor, obtenido ya sea mediante una operación quirúrgica, o por biopsia, el patólogo determina el subtipo de tumor y si es o no una forma agresiva. Estos datos de estadio, subtipo y agresividad del tumor conforman su clasificación.

La clasificación del tumor se utiliza para estimar su pronóstico individual. Basándose en su pronóstico individual, su médico le ofrecerá la estrategia de tratamiento más adecuada en su caso.

En algunos casos usted puede necesitar algunas pruebas para evaluar su función renal. Esto es importante especialmente si usted sólo tiene un riñón, o si tiene riesgo de insuficiencia renal por ser diabético, hipertenso, tiene una infección crónica, o alguna enfermedad renal.