• Go to:

La colocación de un esfínter urinario artificial, es un tratamiento de segunda línea para la incontinencia urinaria de esfuerzo incontinencia urinaria de esfuerzo moderada o severa. Con la ayuda de una bomba controlada manualmente, el esfínter urinario artificial le permite a usted controlar su vejiga mediante la compresión y descompresión de un manguito alrededor de la uretra. (Fig. 1). El objetivo del esfínter urinario artificial es reducir la fuga de orina durante actividades como estornudar, toser, reír, o correr.

El esfínter urinario artificial consiste en un manguito hinchable que se coloca alrededor de la uretra, un depósito para contener la orina, y una bomba que controla el manguito.

¿Cuándo debo considerar la colocación de un esfínter urinario artificial?

Normalmente el esfínter urinario artificial se indican en casos complejos, después de cirugías con intención curativa previas que han fallado. Su médico puede recomendárselo cuando otras opciones terapéuticas tengan pocas opciones de éxito.

Su médico le pedirá que se realice una evaluación urodinámica para asegurarse de que no hay contraindicaciones para colocar un esfínter urinario artificial.

Usted deberá ser capaz de controlar la bomba manualmente. Antes de la cirugía, su médico o enfermero hablarán con usted sobre cómo funciona el aparato, para asegurarse de que usted se sienta capaz de usarlo con comodidad.

¿Cómo se coloca un esfínter urinario artificial?

El procedimiento se realiza generalmente con anestesia general, aunque en algunos casos le pueden recomendar anestesia local. Primero el doctor coloca un catéter para asegurar que su vejiga está vacía durante la cirugía.

El doctor realiza una incisión en la parte baja del abdomen para colocar el manguito alrededor de la uretra. Después coloca el depósito. Finalmente la bomba se coloca en los labios genitales y se conecta a los otros dos elementos del aparato. El manguito se deja abierto hasta que el doctor lo activa semanas más tarde.

Fig. 1: Colocación de un AUS en el tracto urinario inferior femenino.
Fig. 1: Colocación de un AUS en el tracto urinario inferior femenino.

¿Cómo me preparo para la cirugía?

Antes de la cirugía su médico le pedirá análisis de orina para asegurarse que usted no tiene una infección del tracto urinario. Si tuviera una infección, su médico le recetará antibióticos antes, durante, y después de la operación.

Su médico le avisará con detalle sobre cómo prepararse para el procedimiento. No debe comer, beber o fumar seis horas antes de la cirugía para prepararse para la anestesia. Si está tomando alguna medicación, coméntelo con su médico. Puede necesitar dejar de tomarla varios días antes de la cirugía. Su médico le recomendará cuando puede volver a empezar a tomarla.

¿Cuánto tardaré en volver a mis actividades diarias?

Su médico le retirará el catéter 24 horas después de la cirugía y controlará su recuperación. Puede que precise tomar antibióticos para prevenir una infección. Si es capaz de orinar sin problemas y no queda mucha orina residual en la vejiga, será dado de alta unos días después. La estancia hospitalaria recomendada varía en distintos países.

Después de que salga del hospital, su cuerpo necesita tiempo para recuperarse completamente de la cirugía. Es por esto que el esfínter urinario artificial no será activado hasta que su tracto urinario inferior haya cicatrizado completamente. Esto significa que en las semanas después del procedimiento seguirá teniendo fugas de orina. Durante este periodo de tiempo también puede sentir dolor en el área pélvica, o dolor al orinar. Su médico puede recetarle medicamentos para paliar estos síntomas.

Su médico fijará una cita para activar el aparato entre 4-6 semanas después de la cirugía.

Recomendaciones para las 4-6 semanas después de cirugía:

  • Beber 1-2 litros al día, preferiblemente agua
  • No levantar pesos de más de cinco kilos
  • No hacer ejercicio físico intenso
  • Ducharse en vez de bañarse
  • Evitar ir a baños termales, o ir a la sauna
  • Adaptar su dieta para evitar estreñimiento
  • Evitar penetración vaginal

Usted necesita ir a su médico o al hospital directamente si:

  • Desarrolla fiebre
  • No puede orinar
  • Tiene pérdida sanguínea masiva o dolor
  • Tiene sangre en la orina
  • Nota que la cicatriz empieza a sangrar, o sale un líquido transparente, o duele

Ventajas

  • Buena opción en caso de fracasos quirúrgicos previos
  • Altas posibilidades de curar la incontinencia urinaria de esfuerzo
  • Altas posibilidades de volver a una rutina urinaria, incluso si sufre de una incontinencia severa

Desventajas

  • Riesgo de perforación de la vagina, uretra o vejiga durante la cirugía
  • Muy bajo riesgo de daño del intestino o vasos sanguíneos en el área pélvica
  • Riesgo de infección del aparato
  • Riesgo de erosión del AUS en la uretra o cuello vesical.
  • Riesgo de fallo mecánico del instrumento
  • Requiere cierta destreza para manejar el instrumento y controlar la bomba manualmente
  • Seguirá incontinente hasta que el instrumento sea activado 4-6 semanas después de la cirugía