• Go to:

La ablación transuretral con aguja es un tratamiento mínimamente invasivo que reduce parte del tejido prostático por medio de calor. Este proceso se denomina coagulación. La parte de la próstata así tratada es absorbida por el cuerpo o expulsada por la orina tras la intervención. El objetivo del procedimiento ablación transuretral con aguja es reducir el volumen de la próstata y mejorar los síntomas.

¿Cuándo optar por un procedimiento ablación transuretral con aguja ?

Este procedimiento se recomienda para los hombres que tienen una próstata de entre 30 y 80 mililitros, que prefieren un tratamiento mínimamente invasivo o que no son aptos para la cirugía por sufrir otras patologías.

¿Cómo se realiza una ablación transuretral con aguja ?

Para este procedimiento se le aplicará anestesia intravenosa, epidural o local. Una vez anestesiado, el cirujano accede a la vejiga por la uretra, utilizando un endoscopio que lleva dos agujas y una cámara. Las agujas sirven para realizar punciones en la próstata y para calentar el tejido con energía de radiofrecuencia (Fig. 1). A fin de tratar todo el adenoma, esta operación se realiza de 4 a 8 veces en total. La cámara ofrece al médico una imagen de la próstata de gran calidad en un monitor de video.

El paciente deberá llevar una sonda durante varios días hasta que se cicatrice la uretra y pueda orinar por sí mismo, retirándola después el urólogo en el hospital o clínica.

Fig. 1: Aguja calentando el tejido prostático con energía de radiofrecuencia.
Fig. 1: Aguja calentando el tejido prostático con energía de radiofrecuencia.

¿Cómo me preparo para la intervención?

Su médico se lo explicará de manera detallada. No deberá comer, beber ni fumar durante las 6 horas previas a la operación para prepararse para la anestesia. Si está tomando alguna medicación háblelo con su médico, ya que probablemente deberá interrumpirla.

¿Cuándo podré volver a hacer vida normal?

Por lo general se puede abandonar el hospital o clínica varias horas después de un procedimiento ablación transuretral con aguja . No conduzca al salir porque puede estar todavía adormecido por la anestesia. Asegúrese de descansar bien el día de la intervención.

Aunque todavía llevará la sonda en la uretra, podrá empezar a hacer vida normal a partir del día siguiente. Su orina puede seguir presentando restos de sangre, situación que puede continuar durante varias semanas.

Durante 4 a 6 semanas después de la intervención:

  • Beba entre 1 y 2 litros de líquido al día, preferentemente agua
  • No levante peso superior a 5 kilos
  • No realice ejercicios físicos intensos y evite montar en bicicleta
  • No tome baños termales ni vaya a la sauna
  • Evite el estreñimiento por medio de una dieta adecuada
  • Si toma alguna medicación, háblelo con su médico

Evite tener relaciones sexuales durante 2 o 3 semanas. Después de un procedimiento ablación transuretral con aguja podría experimentar eyaculación retrógrada, situación crónica en la que el semen ya no puede salir por la uretra durante el orgasmo, sino que se dirige a la vejiga y se expulsa posteriormente al orinar. Su semen puede estar manchado de sangre durante varias semanas.

Deberá ir al médico o volver inmediatamente al hospital en los siguientes casos:

  • Si tiene fiebre
  • Si tiene problemas con la sonda
  • Si no puede orinar por sí mismo después de habérsele retirado la sonda

Ventajas del procedimiento ablación transuretral con aguja

  • No suele requerir hospitalización
  • Bajo riesgo de complicaciones
  • No hace falta dejar de tomar anticoagulantes

Desventajas del procedimiento ablación transuretral con aguja

  • Menos efectivo para las grandes próstatas y en caso de obstrucción grave
  • Hay que llevar una sonda en casa durante varios días después de la intervención
  • Mejora lenta de los síntomas y del flujo miccional
  • Puede requerir otro tratamiento al cabo de varios años porque la próstata sigue creciendo